Espacio líquido de creación y crítica literaria. Marcelo Matas de Álvaro

jueves, 20 de enero de 2022

Premio de la Crítica de Asturias de narrativa en castellano

Muy agradecido al jurado que ha concedido el XXI Premio de la Crítica de Asturias, en su modalidad de narrativa en castellano, otorgado por la Asociación de Escritores y Escritoras de Asturias, a mi obra "Yo sé quién soy", primera parte de la trilogía "La urdimbre y la trama".
El jurado estuvo formado por los escritores: José Ángel Ordiz Llaneza, Mirtha Chamorro Mielke, Carmen Cabeza Martínez, Armando Murias, Román Antonio Álvarez, que actuó además como secretario del jurado. "El jurado ha destacado la construcción de una prosa esmerada que no obstaculiza la fluidez de la lectura y contribuye a lograr una mayor profundidad en el lector. Una prosa poética narrada desde el corazón de la memoria, que, como todas las buenas obras, gana con las segundas y hasta las terceras lecturas. Nos narra una historia en la que el autor se acerca al tiempo pretérito. Estructura y estilo excelentes. Hondura en la caracterización de los personajes, utilización de una prosa arriesgada, con algún toque experimental, pero perfectamente entendible, que otorga al texto profundidad y belleza" Los Premios se entregarán el 22 de abril en el Aula Magna de la Universidad de Oviedo.

lunes, 8 de noviembre de 2021

Jornadas Literarias de Pravia

El sábado pasado, en las Jornadas Literarias de Pravia organizadas por la Asociación de Escritores de Asturias, tuve el placer de moderar una mesa coloquio sobre "Escribir para niños y jóvenes". Me acompañaron los escritores Aurora Bermúdez Nava, Gonzalo Moure, Dolfo Camilo Díaz, Toño Núñez y Xilberto Llano

sábado, 9 de octubre de 2021

Presentación de "Yo sé quién soy" en Candelario

 Pocas veces un escritor puede asistir a la extraña experiencia de presentar su novela en el mismo espacio donde se desarrolla una parte de la ficción. Esta curiosa circunstancia ocurrió el sábado 9 de octubre en el Casino Obrero de Candelario, bello y querido pueblo en el que se inspira el Aleros de la novela. Fue todo un placer encontrarme en este momento tan especial con los vecinos, con quienes además comparto algunos episodios de mi memoria que sirvieron para tejer la urdimbre y la trama de "Yo sé quién soy". Quedo muy agradecido al público asistente, a Marisa Macías (concejala de Cultura) y al Centro de Estudios Bejaranos (en especial a Carmen Cascón) por haber promovido y organizado este acto. Y, por supuesto, a Pedro Ojeda Escudero, escritor, crítico literario y profesor de la Universidad de Burgos, que hizo una brillante presentación de mi novela.

Esta es la reseña que hizo la prensa:

Presentación en Candelario

martes, 14 de septiembre de 2021

Por qué llora la maestra

 

Por qué llora la maestra

Gonzalo Moure

Kalandraka, 2021

 


               Gonzalo Moure, uno de los mayores autores de literatura infantil y juvenil en español, utiliza su fructífera labor como escritor y sus numerosos encuentros con los escolares en los centros educativos, para compartir con los jóvenes lectores su “manera de escribir”, con el objeto de que su experiencia pueda servir a quienes sienten esa necesidad o deseo de adentrarse en el mundo de la escritura. A través de una larga “carta para ti, que quieres escribir”, el autor valenciano afincado en Asturias va desgranando algunos consejos -no recetas, “porque escribir no es como cocinar”-, empezando por responder a las preguntas esenciales: qué y cómo escribir. Las respuestas están dentro de cada uno, de la propia experiencia que se filtra en la particular mirada de cada cual. De ahí que haya que empezar escribiendo sobre lo que uno tiene más cerca, lo que sorprende o llama la atención, aquello que la emoción ha logrado que permanezca en la memoria. Para responder al “cómo” hay que atender a la “respiración de la literatura” -los signos de puntuación- que deberá marcar el ritmo de la narración; a la “limpieza”, es decir, a la eliminación de todo aquello que “adorna” innecesariamente la prosa; a tratar de evitar las “comparaciones”, esa sucesión de “comos” que se usan a modo de “bastones o muletas” del texto, o los adjetivos y las frases hechas, que a menudo hay que arrancar con “pinzas” porque sobran del rostro de lo escrito. 

Gonzalo Moure

               Pero lo más importante es que el/la joven que afronta su necesidad de escribir, refleje sus vivencias, las experiencias más próximas de la realidad que le circunda, llegando a descubrir poco a poco su propio estilo literario. Se trata, en definitiva, de “escrivivir”, neologismo utilizado por Gonzalo Moure para definir que es necesario vivir lo que se escribe. Así, se llega a “escribir para saber”, por ejemplo, “por qué llora la maestra”, una pregunta que se hace una joven escritora después de haber visto a su maestra llorando en una cafetería.

Libro muy interesante -enmarcado con un prólogo de Carlo Fabretti y un epílogo de Mónica Rodríguez- para utilizar en los centros escolares, no como manual, pero sí como instrumento de motivación o apoyo para los alumnos que a esas edades ya sienten la necesidad de escribir.

 A partir de 12 años